jueves

ESCLAVOS DE DÍA, SEÑORES DE NOCHE


¡Hola, buenas noches! (Pau Rodilla, 2018)

 Verne. El País . 2/09/2018

Pau Rodilla tiene 31 años, vive en Valencia, trabaja como director de arte en una agencia de publicidad y pide con frecuencia comida a domicilio a través de Deliveroo, una compañía que se nutre de repartidores a pie o en bici. Leer este artículo, en el que se analiza cómo pagamos a otros para que hagan cosas que no podemos hacer por falta de tiempo, le hizo reflexionar sobre su forma de consumir. Entonces Rodilla decidió dirigir su primer cortometraje de ficción. ¡Hola, buenas noches!
El corto, rodado de madrugada desde el maletero de un coche, no pretende denunciar particularmente las condiciones de trabajo de los repartidores, matiza su autor a Verne por teléfono. “Va más allá, quiero mostrar cómo vivimos para sostener un tipo de consumo que nos hace creer que somos señores feudales de noche, aunque en realidad somos esclavos durante el día”, afirma. Rodilla pone como ejemplo una de las frases del artículo de Héctor G. Barnés: “El nuevo lujo del mileurista es delegar el trabajo de casa en otro trabajador aún peor pagado. Puede darse el caso de que el repartidor extenuado recurra a los servicios de un compañero para hacer aquello que no le apetece hacer en su tiempo libre porque pasa 12 horas al día dedicado a ello”.

lunes

DOXA vs EPISTEME

  
Carlos Fernández Liria. Volver a Pensar (Akal, 1989)

Es sorprendente cómo nuestros intelectuales creen conocer a Freud, a Marx, a Platón sin sentir ni por un momento que su garganta peligra por ello. Ya sé: estar en la cárcel no es ningún criterio de verdad. No, pero pensar suele tener consecuencias de ese estilo y no por casualidad. Decir “lo que es” es siempre decir lo que es el poder establecido y eso es algo que inevitablemente se dice contra el poder establecido al menos mientras ese poder sea injusto. En este sentido, incluso el más insignificante teorema matemático es revolucionario y podría ser titulado en El País de “apología del terrorismo“. No es por otra razón por lo que Platón identificó la luz del ser en el pensamiento con la luz del Bien y la Justicia: es imposible en absoluto ver un concepto a otra luz distinta del Bien, ver cualquier concepto si no es contra el Poder. No es una gran virtud de nuestra caverna democrática el que los pensadores no estén ya en la cárcel. Hoy como siempre la cárcel tiene sus celdas reservadas para cualquier pensador; y es que la libertad de opiniones ni tiene ni puede tener nada que ver con el pensamiento. Opinar que Marx tenía razón es algo que nada tiene que ver con pensar lo que Marx pensó. Opinar lo mismo que Marx, opinar lo mismo que Freud, pretender opinar lo mismo que un pensador que durante toda su vida intento dejar de opinar en un papel en blanco para ceñirse a la disciplina de un pensamiento que ya no fuera su pensamiento, un pensamiento que fuera capaz de “pensarse a si mismo“, es tan incongruente como hablar del sabor de un triángulo, de lo redondo que es o de la velocidad del tocino. El que nos esté permitido opinar sobre Marx es tanto como decir que nos está permitido olvidar a Marx. Se puede llegar a demostrar que Marx no tenía razón, pero Marx no es opinable, ningún desarrollo teórico es opinable: un concepto sólo puede ser demostrado o refutado y ninguna de las dos cosas tiene nada que ver con la opinión. La discusión teórica no tiene nada que ver con un consenso de opiniones, ante todo, porque el objeto de la discusión teórica es distinto del objeto de la opinión. La opinión más exacta está tan lejos del pensamiento como la más disparatada (...)

NO ME ACUERDO DE OLVIDARTE



Leonard (Guy Pearce), antiguo agente de seguros, no puede guardar nuevos recuerdos a causa de un brutal golpe recibido en la cabeza. A modo de epitafio, su memoria se ha detenido en un hecho trágico: la violación y muerte de su esposa. El suceso le dejó  atrapado para siempre en el dolor y en el odio. Por eso, aunque corra el riesgo de no poder acordarse de ello, Leonard sabe que tiene que vengar el crimen. Para ello crea un complejo sistema de pistas, que se va dejando a sí mismo, y que le permitirá recordar los avances de su investigación. Anotaciones, Polaroids, tatuajes en la piel y los automáticos ‘condicionantes’son los únicos apoyos que tiene para lograr su objetivo sin que las mentiras de la gente que le rodea, ni siquiera las suyas propias, reescriban sin piedad su patética historia, una y otra vez.

martes

EL EîDOS CAPITAL


El gran olvido del Sr. Peel. 

Por Carlos fernández Liria

Los postmodernos se “han olvidado” del capital. Cuestión de memoria. ¡Cuestión precisamente de esa particular “memoria” que Platón llamó pensamiento! La postmodernidad se propone “saber vivir”. Hombre, no por eso se convierte uno en un Luis Antonio de Villena, un Savater o un Leguina. Pero, por mucho que uno no pueda “vivir” sin gemir por el paro o sin indignarse ante la tortura, por mucho que uno tenga la honradez de votar “no” a la OTAN o de denunciar el expolio perpetrado al obrero al no subirle un punto más su sueldo, “saber vivir” seguirá siendo, como era para Platón; renunciar al pensamiento. Es decir: renunciar a ese nivel en el que un obrero es un obrero, un banquero es un banquero y un capitalista es un capitalista, ese nivel en el que, situados ante “aquello que hace bellas las cosas bellas” e “injustas las cosas injustas”, podemos por primera vez indignarnos ante la injusticia “invivible” que supone el que un obrero sea obrero, por bien o mal que le trate la patronal. También en la “caverna” son posibles los lloriqueos humanistas antes los banqueros sinvergüenzas, ante los empresarios sin escrúpulos, ante los “rehenes del capital” como Reagan, sanguinarios, crueles, cínicos y mentirosos, ante los torturadores sin entrañas o ante los militares golpistas. Pero sólo “fuera de la caverna”, solo en el pensamiento o en la acción revolucionaria, es posible indignarse ante aquello que hace banquero a un banquero, capitalista a un capitalista, obrero a un obrero y militar a un militar. Por eso hablamos en su momento de una “renuncia al pensamiento”, porque a un obrero se le puede tocar, se le puede matar, se le puede torturar, se le puede subir el sueldo o incluso se le puede besar, pero aquellos que hace obrero a un obrero es “invivible”: sólo se puede pensar.

AMOR SE LLAMA EL JUEGO


Joaquin Sabina. Amor se llama el juego (Física y Química, 1992)

Para Platón el amor es deseo, pero sólo se desea lo que falta. Esto expresa la esencia de la pasión amorosa y su obligado fracaso: Estamos condenados a amar lo que no tenemos y a dejar de amarlo cuando lo poseemos. Si el deseo es falta, la felicidad siempre estará ausente. No soy feliz cuando no tengo lo que deseo; tampoco soy feliz cuando lo tengo, porque ya no lo deseo. Aunque no exista un amor feliz, la felicidad sin amor es imposible ¿Cómo resolver la paradoja? 

MITO DEL ANDRÓGINO


¿Qué es el amor? ¿En que consiste? ¿Por qué los seres humanos se aman de tantas formas? ¿Y por qué todos buscan el amor con tanto empeño? Sócrates aprovechando que uno de sus amigos celebraba un fiesta, pidió a cada uno de los invitados que preparara un discurso sobre lo más importante del Amor (de Eros). Este es el relato de Aristófanes, que nos ofrece una visión del amor quizás cercana a lo que de él soñamos: una fuerza que nos permite superar la escisión originaria, la soledad; un amor que nos empuja a ser uno en lugar de dos. Un amor exclusivo y definitivo que nos colma.

UN IGNORANTE EN EL PODER


Autora: Aurora Pérez López

jueves

EL GRAN GOBERNANTE

Por Paula Carpena Ávila

Hace más de un año nos levantamos con la noticia de que Donald Trump había sido elegido presidente del país más poderoso del planeta. En principio, para muchos fue algo inesperado y para otros algo catastrófico por las ideas que había desarrollado y expuesto a lo largo de su campaña electoral. Nos encontramos con un futuro incierto, lleno de dudas e incertidumbres  para algunos, para otros miedo a ser deportados, simplemente, por ser inmigrantes ilegales procedentes de otro país cercano con el que prometió separarse con un muro infranqueable que ellos mismos deberían pagar.

lunes

EL EXPERIMENTO




El Experimento de la Prisión de Stanford de Philip Zimbardo

Cuando el juego de rol asalta la realidad.

Fuente: psicología y mente.net

El lema del experimento de la cárcel de Stanford ideado por el psicólogo Philip Zimbardo podría ser el siguiente: ¿Te consideras una buena persona? Es una pregunta simple, pero responderla exige pensar un poco. Si crees que eres un ser humano como muchas otras personas, probablemente pienses también que no te caracterizas por estar incumpliendo normas las veinticuatro horas del día. 


Con nuestras virtudes y con nuestros defectos, la mayoría de nosotros parecemos conservar cierto equilibrio ético al entrar en contacto con el resto de la humanidad. En parte gracias a este cumplimiento de las normas de convivencia, hemos conseguido crear entornos relativamente estables en los que todos podemos convivir relativamente bien.

MÉTODOS Y TÉCNICAS DE INVESTIGACIÓN EN PSICOLOGÍA


En psicología, como en las demás ciencias, se plantean hipótesis (en su caso sobre las causas de la conducta humana) que deben ser contrastadas para verificar su validez. Diversas técnicas son utilizadas para la formulación y contrastación de hipótesis. Podemos dividirlas en dos grupos: técnicas de descripción y técnicas experimentales.

¿ES LA PSICOLOGÍA UNA CIENCIA?



Hemos definido la psicología como el estudio científico de la conducta y de los procesos mentales asociados a ella. Sin embargo, se nos plantea un problema que aún en la actualidad divide a los especialistas en la materia: ¿es la psicología realmente una ciencia?

Si una ciencia se caracteriza por el uso exclusivo de métodos experimentales mediante los cuales se descubren leyes generales que predicen con exactitud el comportamiento de una clase de fenómenos, la psicología es poco científica. Veamos los motivos:

miércoles

EL PARO SEGÚN SÓCRATES


Carlos Fernández Liria. ¿Para qué servimos los filósofos?(2012)


¿Qué habría sido de la democracia española si Sócrates hubiese irrumpido en una campaña electoral? Imaginemos que Sócrates hubiese sido el periodista que moderó el debate televisivo entre los  principales candidatos. Seguro que en el debate se hablaría mucho de solucionar el problema del paro y los candidatos no cesarían de prometer medidas al respecto. ¿Qué habría ocurrido si Sócrates hubiera entonces interrumpido para decir, sencillamente, que "con anterioridad" a las medidas era preciso ponernos de acuerdo sobre lo que quiere decir la palabra "paro"?

martes

COMUNISMO RELOADED


Slavoj Zizek, La Nueva Lucha de clases (Anagrama, 2016)

Cuando yo era joven, el intento organizado de regular el bien común se llamaba comunismo. Quizás deberíamos reinventarlo. La única cuestión verdadera hoy es la siguiente: ¿hemos de respaldar la aceptación del capitalismo como un hecho de la naturaleza (humana), o acaso el capitalismo global contiene antagonismos lo bastante fuertes para impedir su reproducción indefinida. De hecho se dan cuatro antagonismos: la inminente amenaza de la catástrofe ecológica, el fracaso cada vez más evidente de la propiedad privada para integrar en su funcionamiento la así llamada "propiedad intelectual", las implicaciones socioéticas de los nuevos descubrimientos tecnocientíficos (sobre todo en el campo de la biogenética) y las nuevas formas de apartheid, los nuevos muros y los nuevos suburbios. Existe una diferencia cualitativa entre el último punto, la brecha que separa a los Excluidos de los Incluidos, y los otros tres, que designan el dominio del "bien común", la sustancia compartida de nuestro ser social, cuya privatización es un acto violento al que habría que resistirse con todos los medios a nuestro alcance, incluso violentos en caso de que sea necesario. Los dominios del bien común son:

jueves

¿QUÉ NOS ATRAE DE LAS PERSONAS?

Las personas somos básicamente animales sociales y como tales establecemos vínculos afectivos con otras personas. Muchas investigaciones han reconocido la importancia de tales vínculos y han intentado desentrañar sus misterios: cómo empiezan, se desarrollan y continúan o se deshacen.
Pero, ¿qué nos atrae de las personas?¿Qué nos induce a acercarnos a ellas?¿Se trata de un simple impulso biológico o en la atracción intervienen preferentemente factores psicológicos y culturales? ¿La atracción se ajusta a patrones fijos o, por el contrario, cada persona tiene sus propias preferencias?

La atracción que cautiva a dos seres humanos es un misterio casi insondable. No hay que olvidar que el comportamiento sexual de la especie humana no tiene parangón en el reino animal. Instintos primarios y condicionantes culturales forjan nuestra compleja y rica conducta sexual . En el ser humano los mecanismos de la atracción superan ampliamente la barrera del instinto biológico animal para convertirse en un complejo entramado de sentimientos, experiencias, percepciones subjetivas, interacciones, situaciones, valores, etc. Por eso, aunque no renuncie al estudio de la”química” o la “biología” de la atracción, la Psicología se centra en la investigación de la «atracción interpersonal», a saber, la tendencia a valorar positivamente a otra persona, una actitud que depende de muchos factores. He aquí algunos de los más determinantes.

lunes

¿QUÉ ES ESA COSA LLAMADA UNIVERSO?


Evan Treborn, un joven que se está esforzando por superar unos dolorosos recuerdos de su infancia, descubre una técnica que le permite viajar atrás en el tiempo y ocupar su cuerpo de niño para poder cambiar el curso de su dolorosa historia. Sin embargo también descubre que cualquier mínimo cambio en el pasado altera enormemente su futuro

martes

UN MÉTODO PELIGROSO




Carl Gustav Jung regenta el hospital Burghölzli, siguiendo las teorías del psicoanálisis de su mentor, Sigmund Freud, con el que mantiene una relación epistolar. Este hombre casado traspasará los límites estrictamente profesionales con una joven, Sabina, aquejada de trastornos emocionales serios, con la que se sumergirá en una espiral de sexo y pasión que no podrá reprimir. La inteligente paciente se convertirá en discípula de Jung y en la barrera que separará a los dos científicos para siempre. Basada en hechos reales, el reputado director canadiense, David Cronenberg (La mosca, Una historia de violencia o Promesas del Este) nos traslada a la gran pantalla los inicios del psicoanálisis, como terapia de tratamiento clínico en pacientes mentales (sustituyendo a los procedimientos más "convencionales" del pasado como las cirugías, extirpaciones cerebrales y a las reclusiones sin ningún resultado favorable), en una historia de amor imposible entre el insigne psiquiatra Carl Gustav Jung, ya casado, y la  paciente rusa, Sabina, que, con el devenir del tiempo, se convertirá en otra adepta de la escuela del psicoanálisis, fundada por el célebre Sigmund Freud. "Un método peligroso" nos adentra en el mundo oscuro de las necesidades y emociones más primarias que se esconden en el cerebro humano, de la conciencia que nos hace ver lo que está bien o lo que está mal dentro de las convenciones sociales que fluyen en ese momento: el propio Jung siente remordimientos por la pura atracción sexual hacia su paciente (con la que acaba traspasando esa línea) y la aparición en escena del amoral enfermo patológico, Otto Gross que no tiene ningún problema en ir más allá de los límites concebidos en el placer que subyace en la debilidad de la carne.